July 26, 2016

Deja en paz al Diablo

Deja en paz al Diablo o de cómo destrozar una historia brillantemente construida durante dos libros de John Verdon. Ha sido una decepción como no me había llevado otra con un libro. ¿Cómo pueden cambiar tanto las cosas? Reconozco que leí los dos primeros libros del Detective Gurney hace tres años, pero mis gustos no han cambiado tanto, de eso estoy segura. 

Empecemos desde el principio, para la gente que no lo haya leído. La historia empieza seis meses después del desenlace del segundo libro con un Gurney apático, posiblemente deprimido; hasta que una vieja conocida le llama para pedirle que ayude a su hija a realizar un documental sobre los familiares de las victimas de un conocido asesino en serie que no fue atrapado. Leyendo la sinopsis no suena mal, ¿verdad? ¡Pues el desarrollo de la historia es pésimo!

David, quien antes fuera una persona fuerte y segura de sí, más bien asocial y, con problemas para empatizar con el resto del mundo parece haberse vuelto una hermanita de la caridad tras los sucesos del segundo libro (que recuerdo vagamente, por desgracia). Otro problema es el cambio de varios personajes y la aparición de nuevos, que si bien en los libros  anteriores aparecía brevemente mencionados, en este ganan protagonismo y, la verdad es que son personajes que no aportan nada. Bueno, puede que su finalidad sea rellenar paginas enteras con parrafadas absurdas sobre sentimientos que poco tienen que ver con el caso; o puede que su finalidad tenga que ver con la necesidad del autor de encontrar una manera de decirnos qué come el protagonista porque, la verdad es que creo que he leído más cosas relacionadas con la gastronomía que con el caso del Buen Pastor. ¿Será que el señor Verdon ha descubierto que su verdadera pasión es escribir libros de cocina?

Supongo que con es exposición queda más que claro que no me ha gustado el libro y, que por lo menos, en lo que a mi respecta, tengo argumentos más que suficientes para ello. Pero es que eso no es todo, hay más; sin embargo a partir de ahora podréis encontraros spoilers

Ahora que ya he avisado, puedo continuar por decir que sabía que el punto fuerte de este autor no era una narrativa brillante, sino su manera de razonar, mantener el misterio de principio a fin. Reconozco que a mí no me costó saber quienes eran los asesinos en los primeros libros pero, eso es algo que me pasa de manera habitual con todos los libros del género. Pero, si las otras veces tardé 300 páginas en adivinar quien era el asesino, en este caso lo sabia desde la primera aparición del infame dentista. 

Otra critica al estilo en el que esta escrito el libro es la manera de describir los sentimientos de Gurney. Sinceramente parece una adolescente durante el periodo. En serio, leer esos largos pasajes sobre sentimientos era algo totalmente innecesario, se supone que es una novela de misterio, si quisiera leer sobre sentimientos leería otro genero. 

Sobre los personajes inútiles so sin sentido: Kyle. Si tienes una relación complicada con alguien y no lo has visto en seis meses no te presentas de pronto e su cumpleaños y de la noche a la mañana os convertís en uña y carne; eso sí, sin intercambiar una sola palabra, porque a pesar de las ya mencionadas, tediosas descripciones sobre sentimientos, ni el detective ni su hijo son propensos  expresarlos en voz alta. 

Otro personaje que me ha desagradado: Kim Corazón. Es ella en sí no me molesta, si no que es su desarrollo lo que encuentro absurdo. Se supone que es una chica decidida e independiente, se mezcla con el protagonista y, de pronto tiene una dependencia enfermiza. Es un sin sentido, que aumenta con la introducción de Clinter, que destroza la conclusión, que de no ser por su absurda intervención, podría haber sido buena. 

Y hablando de esa conclusión ES ABSURDA Y DECEPCIONANTE. Parece que el libro esta terminado con prisas, como si de pronto el autor se hubiera dado cuenta de que llevaba demasiadas paginas y decidiera concluir TODO en escasas diez paginas. La confesión del asesino es ABSURDA, el razonamiento es ABSURDO y, la puntería de Larry Sterne IRREAL. 

Otro punto a considerar es el más que evidente desprecio del autor hacia los medios de comunicación por lo que probablemente no debería dedicarle este espacio en este humilde sitio. Habla tan mal de RAM News que es evidente. Es como si para el todos los periodistas o gente dedicada a los medios fuesen meros acosadores.

¿Y mi mayor disgusto con el libro? El destrozo que hace de mi personaje favorito, quien pierde protagonismo por el inútil de Kyle.

Creo que queda bastante claro que el libro no me ha gustado, de modo que le doy:


No comments:

Post a Comment